Impresiones sobre la muerte


Creo que la muerte, a pesar de ser la única certeza que tenemos, sigue siendo un tema delicado y casi tabú de discusión. La muerte es un proceso biológico natural, que se manifiesta con el cese de las funciones vitales del ser humano. Lo que conservamos de los muertos, es el recuerdo de sus actos.

Muchos la conciben además como un proceso espiritual, mediante el cual el alma abandona el cuerpo físico, para continuar viviendo en otro plano o dimensión. Afirman que: “El hombre está constituido por dos elementos: uno que piensa y otro que no piensa. El pensamiento es un hecho cierto, como lo es también que la sustancia puramente material no piensa. La ciencia nos muestra que los cuerpos materiales no se destruyen jamás, sino que cambian de forma, de lugar.

El cuerpo humano se descompone, se disuelve. Pero las partículas que lo componen no se destruyen. Y si la materia no perece, con mayor razón el alma debe ser imperecedera e indestructible transformándose como la materia, pero sin destruirse.”



Es interesante analizar como evolucionó el tema de la muerte en estos 300 años, a la luz de los avances científicos y despojado del matiz religioso. 

Yo no recuerdo una experiencia sobre mi muerte en esta u otra vida, por lo que tendré que apelar a la ciencia para saber si el alma existe y que ocurre con ella si logra sobrevivir a la muerte del cuerpo.

Mas allá de los argumentos expuestos por la metafísica, Francis Crick, (el ganador del Nóbel por descubrir la estructura del ADN) presenta una explicación científica de lo que tradicionalmente se conoce como “alma”, y atribuye la conciencia humana a un conjunto de neuronas del cerebro al descubrir el grupo de células que generan la conciencia y el “sentido del yo”.


Dos científicos, el Dr. Stuart Hamerroff y el físico Roger Penrose , han desarrollado una teoría cuántica de la conciencia, demostrando que el alma existe y está contenida dentro de estructuras llamadas microtúbulos, dentro de nuestras células cerebrales. Afirman que el alma nunca muere sino que vuelve Los microtúbulos son estructuras tubulares de las células, de 25 nm de diámetro exterior y unos 12 nm de diámetro interior, con longitudes que varían entre unos pocos nanómetros a micrómetros y que se extienden a lo largo de todo el citoplasma.

Ellos sugieren que los ritmos del EEG (ondas cerebrales) también se derivan de vibraciones de microtúbulos en un profundo nivel, y que desde un punto de vista práctico, el tratamiento de las vibraciones de los microtúbulos del cerebro podría beneficiar a una gran cantidad de trastornos mentales, neurológicos y cognitivos.

Por otra parte, se ha constatado científicamente que, mientras estamos vivos, todas las células de nuestro cuerpo se renuevan constantemente y que al cabo de algunos años ya no queda nada de lo que fuimos, pues todo nuestro cuerpo ha cambiado. Lo único que queda de nosotros es la conciencia y el recuerdo de lo que hemos vivido. Creo que esa conciencia de nosotros mismos es el alma. Y es, desde luego, la vida que anima nuestro cuerpo.

Si bien los estudios anteriores no son una prueba científica de la existencia del alma, creo que la existencia del alma es hoy la hipótesis mas factible, aunque me queda aun la duda respecto a su inmortalidad.

Si bien no tengo certezas de lo que pasa con el alma después de la muerte física, considero posible que se mantenga como unidad, e integrada al resto de las almas de la humanidad en lo que los antiguos denominaban espíritu.

Desde lo personal, al acompañar a mis familiares en sus últimos momentos de vida, he recogido sus experiencias en el momento de tránsito. Instantes antes de su muerte, me manifestaron que los venían a buscar personas muertas conocidas por ellos. Me estaban contando su vivencia sobre un mundo que yo no pude ver, donde se encontraban seres queridos que estaban muertos, aunque para ellos permanecían como entidades reales, pese al tiempo transcurrido desde su fallecimiento. Coincide con las experiencias relatadas por Elizabeth Kübler Ross, basadas personas con ECM (Experiencias cercanas a la muerte) y con la entrevistas de Moody con un grupo de personas que habían tenido sido declaradas clínicamente muertas y habían sido reanimadas.

Además, según estudios recientes, existirían campos de energía denominados 'campos mórficos'. Los mismos establecen la forma que van a adoptar los organismos y serían como copias invisibles o arquetipos.

Se ha comprobado que cuando alguien produce un cambio en el aprendizaje, ese cambio se mantiene aislado durante un tiempo, hasta que un número determinado de individuos lo aprende y crea entonces un campo mórfico. Este campo hace que otros individuos aprendan repentinamente el comportamiento en cuestión. Si una cantidad suficiente de individuos desean lo mismo, piensan lo mismo y hablan de lo mismo, sus ideas se propagarán al resto de la humanidad independientemente de donde estén. Esto implica que hay un “espíritu común” que permite la transmisión de conocimientos y serviría de argamasa a toda la humanidad. Hace más de un siglo Hegel lo había denominado 'Espíritu del Mundo'. También se lo puede asociar al “inconciente colectivo” de C. Jung.

El “espíritu” forma parte del todo como las moléculas forman parte del agua.
Una ola es un evento único sin embargo no se puede manifestar separada del mar. El espíritu sería el mar y las olas seríamos nosotros, cuando morimos volvemos al mar hasta que volvamos reaparecer en la superficie como las olas, estas parecen iguales sin embargo son diferentes, el agua sigue siendo la misma, pero sin embargo cada ola es el resultado de otra combinación de moléculas.

En mi opinión, el espíritu es donde se unen todas las almas humanas.

La palabra espíritu, del latín “spíritus” es el aire, el aire que se respira, el que entra en el cuerpo y sale de él, (en griego será “pnéuma”,  y en hebreo es Neshamá), es una palabra que expresa un concepto complementario del que expresa la palabra “alma”. Antiguamente el espíritu era visto como perteneciente a una dimensión intemporal, impersonal. El espíritu no necesita de ningún cuerpo para subsistir.

Alma, del latín “ánimus” significa soplo. La expresión latina, “ánimam exhalare” es considerada como clara referencia al alma: “Soplar para afuera el alma” o entregar la vida al separarse el alma del cuerpo en la expiración final. El alma sería el hálito de vida, la energía que posibilita que la materia (inerte de por sí) tome forma y vida. Es partir de ahí que “ánima” adquiere el significado de alma propiamente dicha, y por extensión, de persona.

El alma es el principio de vida de un cuerpo concreto. No puede haber alma sin cuerpo. Y de ahí se deduce que las almas individuales puedan concebirse como parte de un único y universal espíritu en cada cuerpo, que al salir de él vuelve a integrarse en la unidad de espíritu sin el aprisionamiento individualizador del cuerpo.

Según esta interpretación tendríamos por una parte al cuerpo como parte material, al alma como soplo de vida —incapaz de sobrevivir por si sola—, y el espíritu Universal del que proviene el alma.

La existencia del espíritu no depende de la materia, ni del alma. La materia, al perder el aliento de vida que le insufla el alma, pierde su energía vital y se transforma en otros elementos, obviamente inanimados. El alma, originada en el espíritu, da la vida a la materia. Ambos, cuerpo y alma son perecederos como unidad, pero no en su diversidad pues se transforman. El espíritu es individual, existe sin el cuerpo y sin el alma.

¿Es importante la existencia del Espíritu? Si existiese el Espíritu podríamos hablar de trascendencia y de fraternidad. Los hombres seriamos hermanos porque tendríamos una argamasa que nos une los unos a los otros y esa argamasa sería el Espíritu Universal. Lo que hoy hago sería importante porque cuando crezco todos crecemos y cuando hablo en plural me refiero a la Humanidad como un solo ser, como especie. Si hablamos de la existencia de la conciencia fuera de nuestro cuerpo podemos hablar de humanidad, en ese instante seríamos humanos ya que existiría un lazo real entre todos los hombres.

En consecuencia cuando morimos, seguramente nuestro cuerpo se desintegra y es probable que nuestra alma desvinculada del cuerpo, conserve el recuerdo de lo que hemos vivido y se una con otras en un campo mas amplio al que los antiguos denominaban espíritu. Todo esto último es sólo posible.

Cuando buscamos respuestas, solo encontramos nuevas preguntas.




Bibliografia

Francis Crik

”. La base de su descubrimiento fue la observación del cerebro. En sus palabras resalta que:”lo que vemos y cómo lo interpretamos produce la acción de una gran cantidad de neuronas por todo el cerebro que cataloga, emula, recuerda y mide. Es lo que llamamos ‘tomar conciencia’ de donde estamos, pero esto es más que la transmisión de información y su proceso.

Kübler-Ross)

Elizabeth Kübler Ross, en su libro "La muerte, un amanecer", propone un modelo de relato que suele hacer a los pacientes o a sus familiares, de lo que ella considera es la vida después de la muerte física:

"En el momento de la muerte hay tres etapas...La muerte física del hombre es idéntica al abandono del capullo de seda por la mariposa... El capullo de seda y su larva pueden compararse con el cuerpo humano. Un cuerpo humano transitorio.... son como una casa ocupada de modo provisional. Morir significa mudarse a una casa más bella...Desde el momento en que el capullo de seda se deteriora irreversiblemente, ya sea como consecuencia del suicidio, de un homicidio, infarto o enfermedad crónica (no importa la forma), va a liberar a la mariposa, es decir al alma. En la segunda etapa, cuando la mariposa-siempre en lenguaje simbólico- ha abandonado su cuerpo, ustedes vivirán importantes acontecimientos que es útil que conozcan anticipadamente para no sentirse jamás aterrorizados frente a la muerte......Estarán provistos de energía psíquica, así como en la primera lo estuvieron de energía física...(antes) tenían necesidad de un cerebro que funcionara, es decir de una conciencia despierta para poder comunicarse con los demás.....Desde el instante en que ésta (la conciencia) falte, cuando el capullo de seda esté deteriorado al extremo que ya no puedan respirar y que las pulsaciones cardíacas y ondas cerebrales no admitan más mediciones, la mariposa se encontrará fuera del capullo que la contenía...al liberarse del capullo se llega a la segunda etapa, la de la energía psíquica....Desde el momento en que somos una mariposa liberada, es decir, desde que el alma abandona el cuerpo, advertirán enseguida que están dotados de capacidad para ver todo lo que ocurre en el lugar de la muerte, en la habitación del enfermo, en el lugar del accidente, o allí a donde hayan dejado su cuerpo....En esta segunda etapa también se darán cuenta que se encuentran intactos nuevamente, los ciegos pueden ver, los sordos o los mudos oyen y hablan otra vez....En general son esperados por la persona a la que ustedes más aman. Siempre la encontrarán en primer lugar......También pasarán por un túnel, o un pórtico, o un puente, después de este pasaje, una luz brilla al final....Y esa luz es más blanca, es de una claridad absoluta, y a medida que se aproximan a esa luz, se sentirán llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que se puedan imaginar....y en esta presencia... vivirán la comprensión sin juicio, un amor sin juicio, un amor incondicional, indescriptible...y se darán cuenta de que toda esta vida acá abajo no es más que una escuela en la que deben aprender ciertas cosas y pasar ciertos exámenes.....En esta Luz, deberán mirar toda su vida terrestre, desde el primero al último día...estarán en la tercera etapa...Ahora sentirán que poseen el conocimiento...interpretarán todas las consecuencias que han resultado de cada uno de sus pensamientos,...palabras...y actos..."

Raymond Moody

Este libro marcó un hito en occidente, al reabrir el debate sobre la supervivencia de la conciencia después de la muerte. Es fruto de las entrevistas de Moody con un grupo de personas que habían tenido sido declaradas clínicamente muertas y habían sido reanimadas. El libro intenta exponer el patrón que se encuentra en la base de las experiencias cercanas a la muerte..Los pacientes que han asegurado vivir este tipo de fenómenos coinciden en un patrón general, aunque no todos atraviesan todas estas fases:[1]
  1. El paciente se siente flotar sobre su cuerpo, y ve el dormitorio, el quirófano o el lugar en el que se encontraba (out-of body experiences, OBEs, experiencia extracorporal), e incluso oye la declaración de su propio fallecimiento.
  2. Después, siente que se eleva y que atraviesa un oscuro túnel mediante una escalera o flotando en el vacío, y con una relativa rapidez.
  3. Ve aparecer una figura al final del túnel (que suele describirse como hermosa, blanca o transparente; a veces hay paisajes, voces o música).
  4. El paciente pasa a ser espectador, no siente dolor ni molestias: sólo percibe una paz interior.
  5. Algunas personas, sin embargo, aseguran haber tenido experiencias terroríficas en el más allá.
  6. Familiares o amigos difuntos van a su encuentro.
  7. Aparece una presencia o voz que se define en función de las creencias religiosas del paciente (puede tratarse de Jesucristo, de un ángel, etc.), y se establece un diálogo sin palabras con ese ser que parece conocer todo sobre el moribundo.
  8. Se presenta una visión global pero íntegra de lo vivido, como si viese “su película”.
  9. El sujeto se ve delante de un obstáculo: una puerta o un muro y toma conciencia de que aún no ha muerto, y aunque sigue sintiendo una paz y tranquilidad indescriptibles y acogedoras, se da cuenta, y también eso le indican sus acompañantes, de que debe volver.

1 comentario:

  1. El tiempo es una invención del hombre basado en los periodos de luz y sombra determinado por los movimientos de la tierra por lo que no vivimos en el tiempo sino que en la eternidad que es "algo" inefable, pero imaginable de "sin principio ni fin" y que tiene que ver con la "existencia de la Existencia".
    Si vivimos en la eternidad (y no en el tiempo) somos inmortales y la muerte - entonces - no existe porque el alma es inmortal como lo es la Vida y la existencia". Al morir el cuerpo que es materia subsiste el alma, la vida y "otras cosas" largo de enumerar y de explicar, pero existe la desconocida "reencarnación trascendida" que se debe comprender para explicársela. Si lo quieren saber pregúntenselo a Roque y a los hindúes que lo saben y conocen bien.

    ResponderEliminar

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR