EL OJO QUE TODO LO VE

El Ojo de la providencia, también llamado Ojo que todo lo ve, Panóptico o Delta luminoso, es (según wikipedia) un símbolo interpretado como la vigilancia y providencia de Dios sobre la humanidad. Pero tambien tiene otros significados como vamos a ver.
Se encuentra relacionado con el «Ojo de Horus» del antiguo Egipto. Sin embargo, se diferencia de él porque se encuentra inscripto dentro de un triángulo con uno de sus tres vértices hacia arriba y con la mirada hacia abajo, como símbolo de «omnipresencia».
El símbolo ha sido usado tanto dentro de contextos religiosos, como mágicos y forma parte del simbolismo masónico donde es conocido como "Delta luminoso", por su semejanza a la letra griega Delta (Δ), el cual es representación del Gran Arquitecto del Universo. En muchas ocasiones tiene inscrito el tetragrama hebrero o solamente su primera letra hebrea "yod (י)" que puede considerarse en este caso como una abreviatura de él. El yod es considerado como el elemento primero a partir del cual se forman todas las letras del alfabeto hebreo, es tambien la letra inicial del Nombre de Jehová y si bien está representado por un pequeño punto suspendido, simbólicamente alberga al infinito.
Dependiendo del rito masónico, el Delta Luminoso se ubica en la parte superior y central en el oriente del templo masónico, entre el sol y la luna. Su ubicación en el oriente, refuerza su símbolo luminoso, solar y de alta sacralidad.  
Resulta de aquí que el ojo contenido en el triángulo no debería estar representado en forma de un ojo ordinario, derecho o izquierdo, puesto que en realidad el sol y la luna corresponden respectivamente al ojo derecho e izquierdo del “Hombre Universal” en cuanto éste es idéntico al “macrocosmos”. Para que el simbolismo sea enteramente correcto, ese ojo debe ser el ojo “central”, es decir, un “tercer ojo”, cuya semejanza con el yod es más notable todavía; y, en efecto, ese “tercer ojo” es el que “lo ve todo”.
El triángulo recto (o sea, con un vértice superior) se refiere propiamente al Principio. Por otra parte, si se considera ese reflejo, más particularmente, en el ser humano, debe notarse que la forma del triángulo invertido no es sino el esquema geométrico del corazón; el ojo que está en su centro es entonces, propiamente, el “ojo del corazón”, con todas las significaciones que implica.
El simbolismo durante mucho tiempo ha sido utilizado por la humanidad para comunicar ideas que mejor se cristalizaron en una forma compacta. Como dice el dicho muy conocido, una imagen vale más que mil palabras.
 El uso del Ojo que Todo lo Ve en las culturas antiguas

El dios hindú Shiva tiene tres ojos. El tercer ojo o chacra de la frente se conoce como el ojo de Shiva, poseedor de todo el conocimiento, que cuando se abre destruye todo lo que ve. Por lo tanto, es un símbolo del conocimiento que destruye el mal y la ignorancia.
Representación de Shiva con su Tercer Ojo
Esto se puede comparar a un despertar de la parte más espiritual de una persona que ve la verdad de las cosas y puede luego eliminar dentro de la psique de una persona aquello que es opuesto y bloquea la conciencia divina a que se manifieste más. De esta manera se trata de una “destrucción creativa” del mal para transformarla en una conciencia superior.

Budismo: El ojo que todo lo ve de Buda
En el budismo a Buda se le conoce como el Ojo del Mundo. Es típico que los templos en Nepal muestren un gráfico de los “Ojos de Buda” como se muestra arriba – nota que incluye una marca para el “tercer ojo” también. Los ojos también son conocidos como los ojos de la sabiduría y la compasión.  Estatuas de Buda suelen mostrar un punto en la mitad de la frente para representar el tercer ojo.
 Antiguo Egipto: El Ojo de Osiris
El jeroglífico para ‘Osiris’ contiene un ojo. Es interesante saber que el jeroglífico egipcio para su dios Osiris contiene un ojo como se muestra arriba. Así como con el hinduismo y el budismo nos encontramos con una deidad espiritual que está representado en la antigüedad como un ojo.
Ojo de Horus
El Ojo de Horus o Udyat "el que está completo", fue un símbolo de características mágicas, protectoras, purificadoras, sanadoras, símbolo solar que encarnaba el orden, el estado perfecto. El Udyat es un símbolo de estabilidad cósmico-estatal. 

(Dios del antiguo Egipto representante del bien), hijo del dios Osiris (representante del aire y de la tierra) y la diosa Isis, nacido en secreto para protegerlo y evitarle una muerte en manos de su hermano Set quien asesinó a su padre para evitar que tuviese más descendencia y poder tomar el trono real.
Horus era hijo de Osiris, el dios que fue asesinado por su propio hermano Set. Horus mantuvo una serie de encarnizados combates contra Set, para vengar a su padre. En el transcurso de estas luchas los contendientes sufrieron múltiples heridas y algunas pérdidas vitales, como la mutilación del ojo izquierdo de Horus. Pero, gracias a la intervención de Tot, el ojo de Horus fue sustituido por el Udyat, para que el dios pudiera recuperar la vista. Este ojo era especial y tenía cualidades mágicas. Se utilizó por primera vez como amuleto mágico cuando Horus lo empleó para devolver la vida a Osiris.
Horus era un dios sol con cabeza de halcón y se podría decir que el ojo de Horus fue diseñado como un ojo de un Halcón con su marca debajo del ojo.
 También es muy interesante observar que el dibujo del Ojo de Horus coincide con la sección transversal del cerebro medio, donde se encuentra la glándula pineal, de la que se dice a menudo que es el “tercer ojo” y un centro de espiritualidad.
Es como si el ojo de Horus fuera una representación del tálamo. Si esto es lo que estaban dibujando. ¿Consideraban el cerebro medio como el foco de la conciencia”?.
Hay que recordar que uno de los más grandes secretos de la ciencia esotérica de la humanidad yace en una serie de técnicas que permiten “abrir” o “activar” el tercer ojo, lo que significa también ver a través del ojo de dios y encarnar la divinidad inherente en cada ser humano.
 Oriente Medio/Asia – Hamsa
En el Medio Oriente el ojo que todo lo ve se ha conocido en la forma de un símbolo de una mano con un ojo llamada como Hamsa, Khamsa o Hamesh.
Es el símbolo de un ojo en la palma de una mano, normalmente la mano derecha. De nuevo, es un símbolo de protección contra el mal de ojo (la mala suerte provocada por los celos de los demás) y el peligro en general y puede verse como un amuleto de la buena suerte en ese sentido. 
También se conoce como la mano de Fátima en el Islam y la mano de Miriam en el judaísmo. En la India se conoce como la mano Humsa. Los Jainistas también tienen una forma de la Hamsa en su simbolismo con la palabra ahimsa (que significa no violencia) dentro una rueda en vez de donde estaría el ojo.
La Hamsa se ha utilizado durante miles de años y todavía está en uso hoy en día como amuletos, talismanes o adornos de pared. Parece tener sus orígenes en la antigua Mesopotamia con la mano de Ishtar siendo un símbolo de la protección divina a pesar de que no contenía el ojo en la palma.

Antiguo Ecuador
También está el sorprendente descubrimiento de 1984 en La Maná, en el centro de Ecuador, de un antiguo artefacto conocido como la Pirámide Negra, que está hecha de piedra negra con un ojo en el ápice. La piedra que tiene incrustaciones de oro la forman 13 niveles de “ladrillos” y un ojo en la parte superior. Estas incrustaciones brillan cuando están bajo la luz negra. En general se ve como una representación de la gran pirámide de Giza (a 12022 km. de distancia) y también increíblemente parecido al símbolo de la pirámide con el ojo que se utiliza en el gran sello y en el billete de 1 dolar de EE.UU..
Pirámide Negra con la Cobra Real
No se sabe cuán antiguos son estos objetos ya que datarlos no ha sido posible, pero se piensa que son anteriores a las culturas antiguas conocidas de la región.

El Cristianismo
En el Cristianismo se denomina  El Ojo de la Providencia y representa “el ojo de Dios” que penetra todos los secretos y vela por la humanidad. Muestra un ojo en el cielo o en el interior de un triangulo, rodeado por rayos de luz y nubes. El triángulo se ha utilizado durante muchos siglos para representar a la trinidad cristiana. Los estallidos de luz y las nubes son de uso común para representar la santidad y divinidad de Dios. La luz también representa la iluminación espiritual, no sólo la iluminación física.
“Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.” (Proverbios 15: 3)
La creencia en un dios moralista, omnisciente y que puede castigar a quien no siga sus mandamientos fomenta la cooperación con desconocidos de la misma religión. La creencia en un ser invisible que nos vigila para que no violemos las normas permitió la aparición de sociedades complejas, al evitar que velemos sólo por nuestro propio interés y tengamos comportamientos altruistas.
A lo largo de la historia se ha utilizado el simbolismo del ojo para representar una fuerza creadora, benevolente y vigilante, que ayuda y protege a la humanidad castigando a los que no sigan sus órdenes. Un dios 'gran hermano' ayuda unir a las personas que no se conocen.

El Ojo Turco y el Mal de Ojo

El mal de ojo es una creencia popular, según la cual, una persona tiene la capacidad de producir daño, desgracias, enfermedades a otra sólo con mirarla. A la persona afectada se dice que está ojeada o le echaron mal de ojo.  Este mal puede producirse voluntaria o involuntariamente. Cuando una persona envidia y mira a otra persona, la energía protectora que envuelve a cada uno de nosotros genera una apertura por donde entra el juicio, que cae sobre la persona mirada. Como no siempre estamos atentos, hay talismanes que absorben esa energía. Dice la leyenda que el Ojo Turco se sacrifica por su dueño y se rompe cuando absorbe esa energía. 
La historia de la humanidad nos demuestra, que estas miradas celosas fueron conocidas por muchas culturas. Algunos ejemplos son los griegos, que salían a las batallas con los ojos pintados en la proa de sus barcos. Los egipcios con su conocido “Ojo de Horus”. En la india se cree que la pintura para el rostro se originó con la finalidad de protegerse del “mal de ojo”. Los musulmanes y judíos también reconocen esta energía y utilizan el ojo para protegerse, hasta el día de hoy.
Los síntomas producidos en la victima son, dolor de espalda, cansancio, agotamiento, bostezo. Afecta a adultos y niños. Algunos bebes dejan de alimentarse y vomitan. Siendo estos últimos los más afectados por este mal ya que son los más débiles. Se pueden ver dañados los negocios, el trabajo y las relaciones personales.

En conclusión sobre la importancia del “ojo que todo lo ve” en la antigüedad
Como hemos visto, a lo largo de la historia ha habido una fuerte tradición a través del tiempo, los continentes y las culturas en la utilización del simbolismo del ojo para representar generalmente una fuerza benevolente creadora vigilante, que ayuda y protege a la humanidad y también representa una parte espiritual que se encuentra dentro de uno conocido también como el Tercer Ojo de la iluminación, o el Ojo del Alma.
Se dice que Buda pudo entender las fuerzas de la existencia y su manifestación en la cadena de la causalidad, luego de despertar su Tercer Ojo. Aparece una y otra vez en los mitos, esculturas, grabados y pinturas en las culturas antiguas de todo el mundo. Se representa a menudo en todo el antiguo Egipto como un solo Ojo incorpóreo. El Tercer Ojo era comúnmente descrito por los antiguos místicos que experimentaron la luz divina.
“.. en cada hombre hay un Ojo del alma, que … es mucho más precioso que diez mil ojos corporales, por sí solo es visto la verdad … El ojo del alma … es solo adaptado naturalmente al ser resucitado y excitado por las disciplinas matemáticas. “
– Platón, República


No hay comentarios:

Publicar un comentario

MITOS Y LEYENDAS

Artículos con una lectura diferente sobre los Mitos, Leyendas e Historias que nos han contado.

ALGUNOS TEMAS PARA COMPARTIR